Qué hacer cuando no se te ocurre una idea

Alguien decía que tratar de tener una idea es como tratar de ir al baño sin tener ganas. Y es totalmente cierto.

Hay días en los que todas las ideas se te ocurren normalmente, un poco de análisis, buscas en tus caminos creativos y luego de meterle por un tiempo se te vienen los conceptos y solo queda elegir el que uno cree que es el mejor y bajar las ideas.

Pero hay otros días que ni siquiera invocando a todos los dioses habidos y por haber se te viene un solo bendito concepto. Esta es una experiencia que todos los que hemos estado y los que estarán en un departamento creativo vivirán. La primera vez que te pasa es cuando sos junior, y te enfrentas al bendito deadline, tenés que ir con el Director Creativo a presentarle las ideas y pensás ¿cómo hago para decirle que no se me ocurrió nada?

Qué podes hacer? pues la respuesta es sencilla aunque no muy reconfortante: llegás y le decís “estoy bloqueado o bloqueada, solo tengo estos caminos”.

Todos hemos pasado por eso, así que nadie te va a matar, lo importante es que le llegués a hablar con suficiente tiempo antes de la entrega de la campaña para que haya tiempo de hacer un brainstorming y solucionarlo.

El error más grande que podés cometer es quedarte callado o callada y no decir nada hasta que llega el deadline, ahí si te matan. Y no te van a matar por no tener ideas, te van a matar por no decir nada. Hay que levantar la mano cuando se necesita ayuda.

Luego vas a ver que el problema se soluciona, la campaña sale, siempre sale.

Cada vez vas a ir agarrando más práctica y los conceptos llegan más fácil. Lo importante es no perder la confianza en uno mismo y seguir pensando.

El chico que fue a los Clio a dejar su carpeta

En el 2011 yo trabajaba en Ogilvy Guatemala, ese año nos habíamos ganado 4 clios y la agencia tuvo el increíble gesto de enviarme a recibir las estatuillas, algo que sin duda jamás olvidaré. Nunca había estado en Nueva York y menos para algo tan importante.

Durante la fiesta de premiación, cuando ya todos estábamos celebrando en uno de los salones del museo de historia natural, de pronto vi a un chico asiático que parecía que estaba vendiendo películas piratas.

Era como ver a un vendedor de esos que se paran en las esquinas, con la mochila negra a la espalda y lo que parecían ser un montón de CDs en la mano, bueno lo único que lo diferenciaba era el elegante traje.

Me pareció raro ver a alguien así en la fiesta de los Clio, le presté atención y vi que se acercaba a cada persona en la fiesta, les hablaba por un momento, les daba un CD y luego hablaba con alguien más repitiendo la acción.

Yo me encontraba con unos amigos que conocí ahí y de pronto se nos acercó. Nos preguntó si éramos Directores Creativos y se presentó. Nos contó que se acababa de ganar un Clio de estudiante, algo muy impresionante, dijo que estaba buscando trabajo y nos entregó un CD a cada uno, resulta que era su carpeta.

Me sorprendió la astucia del chico, no solo se acababa de ganar uno de los premios más importantes de la industria publicitaria, sino que en lugar de ponerse a celebrar como todos hubiéramos hecho, había planificado entregar su carpeta a todos los directores creativos que habían en la premiación. Totalmente inteligente! Increíblemente astuto! 

Tenía en un solo lugar a los mejores Directores Creativos del mundo (y yo que andaba por ahí) y no perdió la oportunidad de darse a conocer.
Estoy seguro que debe estar trabajando en una de las mejores agencias del mundo y todo porque tuvo dos grandes ideas. La primera que lo hizo ganarse un Clio y la segunda que me parece aún mejor que la primera y que fue repartir su carpeta.

El chico tenía talento y ganas, de eso se trata.

Por Yoshiro

Quiero ser creativo

Es lo primero que pensamos todos, lo segundo es una pregunta y también es la misma para todos ¿cómo hago?. A veces nos entra la duda de si seremos buenos creativos, de si hemos aprendido lo suficiente en la universidad o si tenemos el talento para hacerlo.

Empezamos a investigar en internet sobre las agencias que hay en nuestros países y es recién en ese instante donde la duda del talento nos acecha de nuevo y con más fuerza. ¿Por qué? simplemente porque vemos los trabajos de esas agencias y no estamos tan seguro que nuestros trabajos o la carpeta que hemos armado (eso si en caso nos tomamos la molestia de hacer una carpeta en la U) es suficiente para ingresar a una de estas agencias de publicidad.

Al fin nos animamos a escribirle a las agencias y cuando nos responden lo primero que nos piden es que mandemos nuestro CV y la carpeta.

Ese es un momento muy importante, porque es nuestra presentación ante un Director Creativo, lo que le enviemos define el potencial que ellos vean en nosotros. Luego de ahí pueden pasar dos cosas: La primera es que les guste lo que ven y nos llamen para una entrevista la segunda es que no le guste y va a ser muy difícil que en el futuro vuelvan a ver nuestra carpeta, esto sencillamente porque los Directores Creativos se forman una imagen del creativo con base a su carpeta. Es decir «ya sé quien sos».

He sido Director Creativo por varios años en diferentes países y empecé como todos, sin una carpeta. Fue muy difícil y hasta que pude armar una carpeta medianamente buena fue cuando tuve una buena oportunidad en una agencia mediana donde realmente aprendí a ser creativo.

Desde ese entonces han pasado muchas cosas, algunos países, varios premios de publicidad, muchas marcas grandes y desde ese día nunca he dejado de hacer mi carpeta.

Yoshiro