Llena tu hoja en blanco

Johnatan Alvarado

Soy Johnny, un copywriter de 30 años, actualmente trabajando para Good Mood en Guatemala. Antes de llegar aquí trabajé junto a 4AM Saatchi&Saatchi, Leo Burnett, Proximity y Pancho & Compañía. Cada lugar me ha pulido e impregnado su ADN hasta hacerme lo que soy.

Enfrentarnos a la hoja en blanco, comenzar y decidir qué camino tomar es uno de los miedos más grandes que tenemos los publicistas. En la vida nos pasa lo mismo, nos da miedo iniciar, hacer, elegir, fallar… ¡y con razón! Acá no podemos tachar los errores. Lo que sí podemos hacer, es ir aprendiendo qué cosas valen la pena sumar a nuestra vida y a la carrera, porque al final se vuelven uno solo.


Aunque cada carrera se escriba diferente, los años me han dado algunas lecciones que podrían facilitarte empezar a escribir tu historia publicitaria, tu propia hoja en blanco:


La publicidad es una profesión que te encuentra

Podés estudiar otra cosa o empezar tarde en esto, pero si es para vos, seguro la publi se

abre camino por si sola. Muchos de los mejores publicistas con los que trabajé no son publicistas. Conozco politólogos, ingenieros, psicólogos y arquitectos que resuelven briefs mejor que algunos titulados.


En mi caso, saliendo del cole me metí a estudiar ingeniería, porque los números se me daban bien. Pero que algo se te dé bien, no es sinónimo de pasión. Para mí, dejar esa carrera fue difícil. En algún punto lo tomé como un fracaso; pero si vivimos una sola vez, vale la pena trabajar en lo que nos llena.


Abrí los ojos a las oportunidades y no las soltés

Cuando estás atento, una tarea se puede convertir en trabajo. Mi primer empleo en publi lo conseguí gracias a una clase donde nos pidieron entrevistar a un copywriter. En ese entonces, sin saber de puestos ni de agencias conseguimos la entrevista. Al finalizar, resultó que el copy que entrevistamos también era director creativo y nos ofreció regresar a aprender durante las vacaciones. De todo el equipo, únicamente yo volví. Esa pequeña acción ha sido una de las decisiones más importantes en mi carrera.


Comenzar es avanzar

Nadie comienza en la cima, pero mientras más rápido iniciés, más rápido vas a llegar a donde querés estar. Lograr entrar a una agencia fue un gran logro, pero en ese entonces no tenía el puesto con el que soñaba; comencé siendo asistente de logística. Lo más creativo que hacía, era aprovechar los tiempos libres pegándome a los diseñadores y copys; peloteaba con ellos tratando de que mis ideas fueran tan buenas como las suyas.


Poco a poco fui aprendiendo y mejorando hasta que me gané ser community manager. Hoy suena a nada, pero en esa época era un puesto que nacía dentro de las agencias, y nadie sabía muy bien de qué iba. Con tantas ganas como miedo acepté, y con el paso del tiempo comprendí que era el lugar perfecto para practicar mi redacción y creatividad. Así lo hice, practiqué, practiqué y practiqué. Cuando finalmente el puesto de copy llegó, me encontró listo y preparado.

Sé un junior en constante crecimiento

Lo peor que podés hacer en esta industria, y me atrevería a decir que en la vida misma, es pensar que ya topaste, o que ya sabés todo. Siempre hay espacio para aprender algo nuevo. Que seas redactor no quiere decir que no sepas de arte, y viceversa. Que seas director tampoco quiere decir que lo sepas todo. Al final lo que te complementa te hace mejor.


Si vas a compararte, comparate con el mundo

Potencializá tu nivel creativo comparando tus ideas con las mejores del mundo. Buscá, mirá y entendé lo que las grandes marcas y creativos hacen. Lo peor que te puede pasar es que mejore tu criterio. Comprender por qué funcionan algunas ideas te puede ayudar a mejorar tu trabajo.

Este es un negocio de ideas

Pensés lo que pensés, tené presente que tus ideas deben responder a algo. Si una idea no resuelve ninguna necesidad, es una idea sin razón de ser. A los publicistas no nos pagan por pensar al aire, nos pagan por pensar soluciones a los problemas de nuestros clientes.

Insistí en tus metas

Si no tenés objetivos claros, en algún punto vas a sentir que te estancás. Marcá claramente en dónde querés estar en uno, tres o cinco años y trabajá por ello. Seguro que vas a tener un par de fracasos, pero teniendo un norte claro es fácil reencaminarse. Recordá, es importante remar por las metas de la agencia, pero es igual o más importante alcanzar las tuyas.


Contagiate de lo bueno

Identificá quiénes le aportan a tu vida profesional, pegáteles y absorbé conocimiento. Convivir con gente más talentosa también despierta lo mejor de vos. Agarrales confianza, volvelos tus amigos, pediles feedback, enriquecé tus ideas junto a ellos. Las grandes ideas son una sumatoria de esfuerzos.


Y lo más importante te lo dejo de último: DIVERTITE CON RESPONSABILIDAD. Además de ser un trabajo, no olvidés que la creatividad es un patio de juegos. Jugá resolviendo briefs mientras escribís tu propia carrera, sin olvidar nunca el negocio de tu cliente.